Charley Pride reflexiona sobre su 50 aniversario y falta de diversidad en la música country

Hay tres afroamericanos en el Grand Ole Opry: el legendario armonicista DeFord Bailey (1899-1982), el alumno de Hootie & The Blowfish Darius Rucker (incorporado en 2012) y Charley Pride (incorporado en 1993). El nativo de Sledge, Miss. (529 habitantes) pasó de recoger algodón a lanzar en la Liga Americana Negra para convertirse en el segundo artista más vendido de la historia de RCA (Elvis Presley tiene la corona) gracias en parte a 29 No. 1 en Nosotros s Lista de canciones populares del país. Clásicos como Kiss an Angel Good Mornin, Just Between You and Me, y (Im So) Afraid Of Losing You Again, combinados con sus 12 (12!) Top Country Albums No. 1 lo llevaron al No. 6 en Billboards Top Country Artists de la lista de todos los tiempos, por delante de Garth Brooks (8), Alan Jackson (9) y Tim McGraw (10).

Relacionado

Lady Gaga en conversaciones para unirse a Joaquin Phoenix en el musical 'Joker 2'

Explorar

Explorar

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Vea los últimos videos, gráficos y noticias

Charley no es solo una leyenda en la música country, sino una leyenda en general, dice Rucker, quien recientemente hizo un dueto con el cantante de 78 años en un evento benéfico en Nashville. Cuando firmé por primera vez con Capitol Nashville, me dije a mí mismo, puedo aguantar cualquier cosa, porque pase lo que pase, Charley Pride pasó por cosas que fueron 10 veces peores de lo que jamás enfrentaré.

Para celebrar el 50 aniversario de su debut en las listas de Nosotros (6 de noviembre de 1966, cuando Country Charley Pride llegó al puesto 40 en Top Country Albums), Pride habla sobre su largo camino para convertirse en un ícono. El líder de la mayoría del Senado, Robert Byrd, de West Virginia, se une a Barbara Mandrell y Charley Pride mientras participa en una recepción de la Asociación de Música Country para miembros del Congreso el 23 de abril de 1980 en Washington. Foto AP/Charles Harrity

¿Cómo fue jugar en las Ligas Negras?

La mayoría de los niños, cuando están creciendo, tienen algún tipo de sueño. De donde soy, dormíamos tres y cuatro en una cama cortando leña y ordeñando vacas, ese tipo de cosas. Cuando vi a Jackie Robinson ir a las ligas mayores, recuerdo recoger algodón junto a mi papá y pensé: Aquí está mi salida de los campos de algodón. Tenía la recta, la curva y el cambio, y podía sacar a la gente con las tres. En 1956, Willie Mays lideró una gran gira [de juegos de exhibición], y [los All-Stars de la Liga Americana Negra] fueron el único equipo que lo venció, 4-2. Siempre guardaré ese recorte.

Al principio, hasta que me rompí el codo, mi sueño era ir a las mayores, romper récords y establecer nuevos para cuando tuviera 35 años, y luego cantar.

¿Qué te inspiró a dedicarte a la música country?

La gente en el Grand Ole Opry. Mi papá tenía una vieja radio Philco, y nadie podía girar las perillas excepto él, así que eso fue lo que escuchamos. Bill Monroe era su cantante favorito. Me enganché. Compré una guitarra, pero estaba en el campo y no sabía cómo afinarla. Así que escuchaba [los arpegios] y los afinaba de esa manera.

¿Qué piensas de la música country hoy en día?

Está bien, pero me gustaría que aún fuera un poco más tradicional, como yo. Creo que volverá a ese sonido pronto al menos, más de lo que lo hace ahora. Desde los que me influyeron, Bill Monroe y Ernest Tubb, lo llevo hasta George Strait, y esos son los que considero los últimos de los tipos tradicionales. Pero yo no pateo el éxito, ¿sabes? Mi política es que si no puedes decir algo bueno sobre algo, no digas nada. Y no he dicho nada malo de nadie.

¿Por qué crees que el género sigue siendo predominantemente blanco?

Es una combinación de la cultura y muchas otras cosas. Estaba viendo los Juegos Olímpicos y la primera mujer afroamericana [Simone Manuel] ganó una medalla de oro en natación. ¿Porqué es eso? No estaban compitiendo. Incluso cuando estaba un poco por encima de otra persona [que era blanca], a él o ella se le daba el trabajo de esa manera. Los promotores se mostraron reacios a contratarme. Cuando preguntas por qué las cosas no han cambiado, solo digo: ¿Hasta dónde quieres volver? ¿Quieres volver a 1817? Una vez, alguien en la industria me dijo: "No pretendo hacer daño, ya sabes, solo digo eso, pero quiero preguntar: ¿Cómo es que cada vez que los dejamos entrar, tú simplemente te haces cargo?" Le dije, ¿Ves ese barril de ahí? Ve a echarle un vistazo. ¡Oh, mira, ahí estoy, abajo en el fondo! Ahora, ¿dónde puedo ir?

Los promotores se mostraron reacios a reservarme debido a la singularidad de la situación, pero nunca he tenido ni una llamada de atención o nada de la audiencia, en toda mi carrera.

En 1966, conduje todo el camino desde Montana hasta Detroit para tocar en un showcase con Merle Haggard y Buck Owens, había 10.000 personas allí. Lo que pasa conmigo es que sorprendí a mucha gente, porque después de que RCA me firmó, no dijeron nada [sobre mi raza] cuando sacaron los primeros sencillos. Mi manager Jack D. Johnson dijo, Charley, tenemos que pensar en algo que no puedas simplemente salir y empezar a cantar. El promotor estaba girando su lápiz en su mano, diciendo, Es tan único que no sabemos cómo van a reaccionar. Charley, no tienes que hacer el programa. No has ensayado con la banda. Dije, ¿tocan música country? Él dijo, Sí. El MC dijo: ¿Cómo quieres que te presente? Tengo que hacer que te amen antes de que salgas. Dije, ¡Me van a ver cuando salga de todos modos!

Era hora de salir Damas y caballeros, aquí desde RCA Records, ¡Charley Pride! Se podía oír caer un alfiler. Entonces, lo que a Jack y a mí se nos ocurrió decir fue: damas y caballeros, esto es un poco único, yo saliendo aquí en un programa de música country con este bronceado permanente. Eso obtuvo algunos aplausos. Entonces fue como si dijeran, ¿Qué tienes? Después del espectáculo, tenían que tener ujieres que sujetaran las cuerdas a lo largo de la fila para pedir autógrafos. Así ha sido durante los últimos 50 años.

Solía ??tener mucho cuidado con lo que le decía a la gente. No no ser sincero, sino simplemente evitar cosas que no era necesario decir. Ahora, me siento bien simplemente diciendo la verdad y ahí está.

También es uno de los propietarios minoritarios de los Texas Rangers. ¿Cómo crees que se acumulan las posibilidades de los equipos en esta postemporada?

Creo que si todos en los Rangers hacen lo que son capaces de hacer, creo que podríamos llegar hasta el final. Tenemos las piezas en su lugar, solo tenemos que hacerlo. En cuanto a ser copropietario, tenemos dos multimillonarios y nosotros, los pequeños, no tengo nada que decir sobre intercambios y ese tipo de cosas. Creo que [el gerente general Jon Daniels] hizo un buen trabajo con el núcleo. A veces doy mi opinión, aunque a la esposa no le gusta que haga eso, pero digo: Bueno, cariño, jugué el juego.

He estado involucrado con los Rangers durante 40 años. Conozco a todos los entrenadores. Siempre que voy, solo preguntan: ¿Cuándo vas a cantar para nosotros? Les encanta que haga eso todos los años. Los jugadores de pelota son un tipo de personas supersticiosas, así que les canto antes de cada entrenamiento de primavera. Luego dicen: ahora han comenzado los entrenamientos de primavera.

Hace tiempo que se habla de un biopic basado en su vida. ¿Cuál es el estado de ese proyecto?

Todavía estamos tratando de hacerlo despegar. Se suponía que se había hecho en 2008. Todo estaba listo, los directores, los productores, todo, luego tuvieron la huelga de escritores en California, y fracasó. Recibí un pago de eso. Le dije a la Agencia de Artistas Creativos, no quiero ser como mi amigo Johnny Cash, tratando de mirar hacia arriba a través de la hierba cuando estás haciendo esto. Hay tanto en mi cabeza, es como una computadora. Podrías hacer tres películas.

Si pudiera volver atrás y hacerlo de nuevo, ¿cómo abordaría su vida y su carrera?

Solo trataría de hacerlo mejor.

Video:

Ir arriba